El tabaco daña los oídos

El 31 de mayo se celebró el Día Internacional contra el Tabaco. Aprovechando esta fecha Oi2 ha elaborado un estudio para corroborar el desconocimiento de los españoles sobre el deterioro de los oídos.  Esta tesis se base en los efectos que provoca el humo del tabaco en los oídos, que llega incluso a causar una pérdida auditiva.

El estudio se realizó a más de 1000 españoles de edades comprendidas entre 18 y 65 años. Los resultados obtenidos del sondeo revelan que existe un nivel de desconocimiento muy alto, incluso a alarmante, en cuanto a la relación entre tabaco y oídos.

Resultados del sondeo

Aproximadamente un 66% de los encuestados que son fumadores desconoce que la exhalación de humo puede suponer un alto factor de riesgo de perdida auditiva. Este hecho se da tanto en personas fumadoras como en los que reciben humo de forma pasiva.

Además, un 45% ignora que el tabaco es perjudicial para la salud auditiva y que está relacionado con la pérdida de audición. Tras comunicar la noticia de efectos del tabaco para la salud auditiva, el 46% asegura no tener intención de dejar este hábito. Por lo tanto, no tomarán medida contra los daños, los cuales podrían implicar permanentes problemas de salud.

Los motivos por los que el tabaco es muy perjudicial para la salud auditiva tienen que ver con el humo que se exhala al fumar. Esta sustancia puede afectar a los vasos sanguíneos que se encuentran situados en los oídos. Esto provoca restricciones, lo que hace que dificulta el paso de oxígeno. Este hecho puede provocar, a la larga, daños irreparables.

Por este motivo, resulta necesario informar a la sociedad de los efectos del tabaco y lo perjudicial que resulta para la salud, en general, y para los oídos en particular. Esto se corrobora gracias a la cantidad de nuevos descubrimientos que prueban su carácter dañino para las personas.