EvidenceUpdates ha publicado un estudio multicéntrico y aleatorio en el que se ha evaluado esta técnica en cuatro centros de operaciones de helicópteros de rescate y unidades de tierra durante 18 meses. Los pacientes objeto del estudio eran adultos que requerían una intubación endotraqueal. Fueron evaluados un total de 326.

La tasa de éxito de GlideScope Ranger video laryngoscope, empleada en 168 pacientes, fue del 61,9%, frente al 96,2% de la laringoscopia directa que se utilizó en 158 pacientes. El principal fallo de la GlideScope Ranger video laryngoscope fue la dificultad para introducir el tubo en la laringe y la tráquea. En los casos en los que esta técnica falló, el porcentaje de éxito de la laringoscopia directa fue del 95,3% (en 61 de 64 pacientes). Sin embargo, cuando no se consiguió la laringoscopia directa, la tasa de éxito de GlideScope Ranger video laryngoscope fue del 66,7% (en 4 de 6 casos).