Marcelo Yugi Doi, asociado al Programa de Ciencias de la Rehabilitación y autor del estudio, llevó a cabo un ensayo clínico aleatorizado con 46 pacientes, de ambos sexos y edades comprendidas entre los 50 y los 85 años. Todos ellos padecían acúfenos desde hacía al menos 1 año, habían obtenido altas puntuaciones en el cuestionario Tinnitus Handicap Inventory (THI) y no habían seguido otros tratamientos.

De estos participantes, 22 se sometieron a un programa de acupuntura mientras los otros 24 permanecieron sin tratar. Ambos grupos fueron sometidos a evaluaciones previas y posteriores a las 5 semanas del tratamiento, por un profesional ajeno a la investigación y que desconocía la asignación de grupos.

Entre los datos recogidos se tuvo en cuenta el tipo de tinnitus -continuo o intermitente- la duración del mismo y la existencia de otros síntomas como mareos, diabetes o presión arterial anormal. También se anotaron variables como el historial de exposición laboral al ruido y el uso de algún tipo de marcapasos o implantes metálicos. Para ello se utilizaron desde cuestionarios hasta audiometrías.

Los pacientes seleccionados de forma aleatoria recibieron sesiones de 40 minutos de acupuntura china en el cuero cabelludo, con una frecuencia de 2 veces por semana, llegando a un total de 10 intervenciones. Se utilizó una técnica de electroestimulación de forma bilateral en la línea vestíbulococlear, ubicada a 1,5 cm aproximadamente por encima del pabellón auditivo, en un segmento horizontal de 4 cm.

El nivel de intensidad de los acúfenos, medido a través de la Escala Visual Analógica (EVA) presentó una “diferencia estadísticamente significativa, de p=0,0001, al comparar la evaluación del grupo de acupuntura antes y después del tratamiento”, asegura Yugi Doi en el paper. Además, “los datos mostraron una reducción de casi el 50% en la intensidad tinnitus al compararlos con el grupo de control”.

Las puntuaciones de THI disminuyeron desde el grado 4 al principio del estudio, considerado de interferencia grave en la calidad de vida, hasta el grado 2 tras el tratamiento, de influencia leve. Mientras, en el grupo de control no se percibieron diferencias significativas.

“Es difícil crear protocolos estandarizados con métodos adecuados a los principios de la medicina occidental moderna y la medicina tradicional china; (…) muchos estudios anteriores sobre acúfenos no diferencian entre acupuntura y placebo”, admite el investigador.

Sin embargo, “la mayoría de estos experimentos realizaban muy pocas sesiones de acupuntura o tenían un alto riesgo de sesgo. Los ensayos de baja calidad son más propensos a sobrestimar el tamaño del efecto”, defiende el autor. Aun así, indica, “sería prudente realizar nuevos estudios con mayor número de pacientes y un seguimiento prolongado”.

En cualquier caso, los resultados obtenidos de este estudio se refieren a la paliación de la molestia a muy corto plazo. Si bien el estudio demuestra la utilidad terapéutica de la acupuntura en casos de tinnitus, también adolece de una falta de seguimiento que impide presentar los efectos de la acupuntura a medio o largo plazo.