El dispositivo, diseñado para la administración nasal de fármacos sin deposición pulmonar de los mismos, ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de afecciones del aparato respiratorio como trastornos del olfato, pólipos nasales recurrentes, sinusitis crónicas o rinitis alérgicas.

Un análisis retrospectivo de 64 pacientes sometidos a polipectomía nasal mostró que, el uso del aparato, redujo en un 80% la necesidad de cirugías de revisión, según ejemplifican los creadores del nebulizador en una nota de prensa.

William Flickinger, uno de los socios de la compañía, ha declarado su intención de “trabajar con los médicos europeos en el tratamiento de pacientes que sufren enfermedades otorrinolaringológicas; especialmente aquellos quye no responden correctamente a los fármacos”.