“El objetivo de la osiculoplastia es mejorar la audición, pero sus resultados funcionales dependen de varios factores”, resume Ana Castro Sousa, autora principal del estudio que publica el Acta Otorrinolaringológica Española.

Por eso, el estudio retrospectivo en 153 pacientes, no solo analiza los resultados funcionales de la osiculoplastia, sino que también evalúa los resultados clínicos y los factores pronósticos que influyen en la recuperación. Entre estos, especifica Sousa, se ha tenido en cuenta el tipo de técnica quirúrgica, el estado de la mucosa del oído medio, el estado de la cadena osicular, el tipo de prótesis y la presencia o no de colesteatoma.

Todos los pacientes -57 con colestatoma y 96 sin colesteatoma- fueron sometidos a osiculoplastias entre enero de 2002 y diciembre del 2011; la mayoría de ellos con material autólogo. En el 38% de los casos la osiculoplastia se acompañó con una mastoidectomía.

Tras la intervención, el 74% de los pacientes lograron una mejora en su audición. Sousa y su equipo hallaron que los factores pronósticos estadísticamente más significativos para el éxito de la osiculoplastia fueron la presencia de la supraestructura del estribo y de una mucosa normal.

“El análisis multivariado permite evaluar cuáles los factores pronósticos de mejoría auditiva a corto plazo tras la realización de la osiculoplastia”, explican los científicos, quienes defienden que “un mejor conocimiento de estos factores contribuirá a la mejor decisión del cirujano y la información a los pacientes”.