Según explican los expertos en el texto, la petrosectomía subtotal se suele usar en los casos de otitis media crónica, aunque es precisamente en estos casos más complicados cuando el médico debe valerse de este método. El estudio se ha basado en el análisis de 28 petrosectomías practicadas en pacientes con otitis media crónica, de los cuales, 15 casos fueron secundarios, ya que el oído ya había sido intervenido con anterioridad.

En 13 casos los pacientes no habían sido intervenidos hasta el momento, de manera que la petrosectomía era parte del primer tratamiento que se les aplicaba. De todos los casos, 15 no tenían audición útil. El postoperatorio inmediato transcurrió sin incidencias en todos los casos salvo en uno en el que ocurrió una infección. A largo plazo, 2 pacientes tuvieron que ser intervenidos de nuevo por mostrar la resonancia restricción en la difusión a los 2 años de la cirugía.

Los investigadores pretenden describir el uso de esta técnica en el manejo de determinados casos de otitis media crónica. La petrosectomía subtotal consiste en la eliminación completa de todas las celdas neumáticas del hueso temporal. La trompa de Eustaquio se oblitera y el conducto auditivo externo se cierra. El estudio conllevó un análisis retrospectivo de los casos citados durante un periodo de 5 años, en los que se recogieron datos de su historia clínica.