El tratamiento ha sido presentado ante expertos nacionales e internacionales durante la reunión científica IVth International Symposium: Surgery of the Cranio-Maxillofacial Deformities, reviewing the past, looking to the future, celebrada en el Hospital Universitario Ramón y Cajal, y ya se alza como alternativa al actual tratamiento de referencia con CPAP (continuous positive airway pressure), una técnica tradicional con máquina de presión positiva de la vía aérea que algunos pacientes no toleran bien.

15 intervenciones exitosas

Hasta el momento, el hospital ha intervenido a 15 pacientes que “se han mostrado muy satisfechos al haber recuperado la calidad de vida que habían perdido como consecuencia de la falta de un sueño reparador”, celebran los expertos en una nota de prensa del centro. Además, gracias a la cirugía, se han evitado, en gran medida, “patologías asociadas a la apnea como hipertensión arterial, diabetes, obesidad o depresión”.

Todos los futuros candidatos a someterse a esta técnica serán valorados “mediante un meticuloso protocolo multidisciplinar”, explica Rubio y su corresponsable en el tratamiento quirúrgico, Ana Capote. La evaluación correrá a cargo de un completo grupo de profesionales integrado por neumólogos, neurofisiólogos, internistas, otorrinolaringólogos y anestesistas, entre otros.

Una técnica avalada internacionalmente

Los diferentes departamentos de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de la Universidad de Standford, la David Geffen School of Medicine de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), o el Tripler Army Medical Center de Honolulu, han definido la técnica del avance maxilomandibular (AMM) como una opción quirúrgica invasiva pero eficaz en el tratamiento de la AOS.

Tal como publica la revista especializada JAMA Otolaryngology Head & Neck Surgery, tras revisar 45 estudios con datos individuales de 518 pacientes, la mayoría de los pacientes de AOS con unos índices residuales altos de apnea-hipopnea (IAH) y de alteración respiratoria (RDI) que no hayan superado con éxito otros procedimientos quirúrgicos, “son susceptibles de beneficiarse de las AMM”.