Tal y como explican los autores, el vértigo posicional paroxístico benigno es el vértigo de origen periférico más frecuente. El trabajo buscaba revisar los resultados obtenidos con las distintas maniobras de reposicionamiento canalicular específicas para cada tipo de canal semicircular afectado.

La revisión incluyó 176 pacientes diagnosticados de vértigo posicional paroxístico benigno en el citado hospital; de ellos, 150 padecían vértigo del canal semicircular posterior, 20 del horizontal, 3 del superior y 3 multicanal. Los canales superiores y posteriores se trataron con la maniobra de Epley y el horizontal con la maniobra de Lempert.

La primera maniobra mostró una eficacia en el primer intento del 100% para el canal superior y del 74,6% para el posterior. La segunda maniobra mostró una eficacia para el canal horizontal el 72,72% en los casos de canalolitiasis y del 58,33% en los de cupulolitiasis. El tratamietno de pacientes con vértigo multicanal o con antecedentes quirúrgico fue más complicado.

Basándose en los resultados, los investigadores consideran que las maniobras de reposicionamiento canalicular permiten alcanzar una tasa de éxito muy alta, sobre todo en el tratamiento del canal posterior. Igualmente, creen necesarios más estudios para que la cirugía previa pueda ser un factor de peor pronóstico.