El departamento de Radiología Diagnóstica de la universidad china de Xi’an Jiaotong ha determinado que una sola exposición de 51 minutos de duración al ruido que genera una resonancia magnética de 3 teslas (MRI 3-T) puede causar un deterioro auditivo temporal en pacientes sanos, incluso en aquellos que usan protección. Según recoge el medio Health Imaging, con solo 20 minutos de exposición a la MRI, la función coclear puede quedar alterada.

La actual normativa de uso de la MRI recomienda utilizar tapones o auriculares insonorizados para evitar el deterioro auditivo; sin embargo, estas precauciones parecen no ser efectivas frente a los 103,5 a 111,3 decibelios que general la maquinaria. Para probarlo, Jian Yang y su equipo reclutaron a 26 voluntarios sanos de entre 18 y 30 años para someterse a una MRI 3-T, así como a un examen de respuesta auditiva provocada del tronco encefálico (BAER), 24 horas antes de la prueba, 20 minutos después y pasados 25 días.

En comparación con el grupo de control, los pacientes sometidos a la MRI presentaban un deterioro auditivo significativamente mayor inmediatamente después de la prueba, aunque, pasados los 25 días, estas diferencias no eran relevantes. Este hallazgo, defiende Yang, “respalda aún más la importancia de una protección auditiva adecuada en la práctica clínica”. Sin embargo, y puesto que esta protección no es suficiente, el científico propone “desarrollar un aparato con un mayor nivel de atenuación del ruido”.