El estudio indica que hasta ahora no se había considerado al nistagmo como un factor relevante en el diagnóstico del vértigo posicional paroxístico benígno. Generalmente se cree que el nistagmo posicional que cambia la dirección es de origen central. La reversión del nistagmo posicional inicial durante el mantenimiento de la posición de la cabeza en pacientes con vértigo posicional paroxístico benigno es bastante inusual. Los expertos indica que podría ser un signo de patología periférica.

La investigación propone la adaptación del reflejo vestibular, la coexistencia simultánea de canalolitiasis y cupulolitiasis en el mismo o ambos oídos y el cambio en la dirección del movimiento de los desechos para el mecanismo de este fenómeno. Esto puede ser un signo simultáneo de los flujos ampulo ópticos y ampulofugales durante el movimiento de una sola cabeza. Este patrón de flujo bifásico que causa la inversión del nistagmo posicional podría estar relacionado con la cantidad de desechos otolíticos dentro del laberinto membranoso.

Los médicos explican que han identificado a 530 pacientes con vértigo posicional paroxístico benígno a través de la observación del nistagmo espontáneo inverso. Los pacientes se han curado con maniobras de reposicionamiento estándar. La teoría del reflujo endolinfático ha sido propuesta como el mecanismo subyacente para el comportamiento inusual de los desechos otolíticos, señalan los autores.