La comisión de Otoneurología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL) ha editado una guía para el diagnóstico y tratamiento del vértigo posicional paroxístico benigno. Según explica su autora principal, la doctora Paz Pérez, el objetivo de este documento es “facilitar el manejo de este tipo de vértigo en la clínica diaria”. Para ello, la guía incluye descripciones de las pruebas diagnósticas y explicaciones de las maniobras terapéuticas.

A pesar de ser uno de los motivos de consulta más frecuentes, tanto en Urgencias como en Atención Primaria, la sensación ilusoria de movimiento, característica del vértigo posicional paroxístico benigno, “complica su distinción de otros síntomas como los mareos o la inestabilidad”, matiza el doctor Luis Lassaletta. El presidente de la comisión apunta la imprevisibilidad como rasgo más característico del vértigo posicional paroxístico benigno.

“El vértigo posicional paroxístico benigno resulta incapacitante”, asegura Lassaletta, “su carácter imprevisible hace que suponga un deterioro considerable de la calidad de vida de la persona que lo sufre, ya que puede aparecer tanto de día, como de noche, en reposo, trabajando o, incluso, conduciendo, y muchas veces sin signos de aviso”, ejemplifica.

En su comunicado de prensa, la SEORL ha recordado que el vértigo posicional paroxístico benigno afecta por igual a hombres y mujeres, tanto es así que, según estadísticas, el 80% de la población sufrirá algún episodio a lo largo de su vida. Aunque suele ser más prevalente entre personas mayores, el vértigo posicional paroxístico benigno también es una causa común de mareo entre la población pediátrica.