La American Academy of Otolaryngology Head and Neck Surgery (AAO-HNSF) ha publicado un nuevo consenso clínico sobre la sinuplastia con balón de dilatación para el tratamiento de pacientes adultos con rinosinusitis crónica o recurrente, con o sin pólipos nasales y con o sin cirugía sinusal previa. El texto, redactado por un panel de expertos otorrinolaringólogos, ha sido publicado en la revista Otolaryngology–Head and Neck Surgery.

El consenso clínico define la sinuplastia con balón de dilatación como el uso endoscópico de un dispositivo de balón para agrandar o abrir las vías de salida de los senos maxilares, frontales o esfenoides, ya sea como procedimiento independiente o combinado con cirugía endoscópica. Señalan así mismo, que la rinosinusitis crónica afecta a cerca del 12% de la población estadounidense adulta, por lo que llegan a realizarse hasta 257.000 cirugías anuales. En este contexto, los objetivos declarados por el consenso clínico son:

  1. Promover la selección apropiada de pacientes.
  2. Determinar áreas para futuras investigaciones.
  3. Definir el uso adecuado de las imágenes radiológicas.
  4. Definir los criterios para el uso de la sinuplastia con balón de dilatación.
  5. Identificar los factores perioperatorios asociados a menores eventos adversos.

El consenso clínico sobre consideraciones perioperatorias señala que la sinuplastia con balón de dilatación puede realizarse bajo anestesia local con sedación o sin ella. Recuerdan, así mismo, que, si los cirujanos consideraran la reutilización de los dispositivos de dilatación en varios pacientes, deberán seguir las regulaciones establecidas por la Food & Drug Administration (FDA).

Respecto a los resultados de la cirugía, los expertos concluyeron que la sinuplastia con balón de dilatación era una técnica efectiva para mejorar la calidad de vida a corto plazo en casos de sinusitis frontal y rinosinusitis crónica limitada sin pólipos nasales; sin embargo, no se alcanzó consenso clínico acerca de la eficacia sobre los senos periféricos, maxilares o esfenoides.

Durante la discusión sobre la importancia del criterio del paciente, los expertos consideraron más necesaria la evidencia objetiva de la inflamación, hallada mediante tomografía computarizada, que los síntomas nasosinusales referidos por el paciente. Los autores no pudieron llegar a un consenso clínico significativo sobre los riesgos de la sinuplastia con balón de dilatación en comparación con los de la cirugía sinusal endoscópica funcional (FESS), tales como lesión orbitaria o fuga de líquido cefalorraquídeo.

“Esta declaración de consenso clínico fue desarrollada por y para otorrinolaringólogos con el objetivo de promover la atención adecuada y basada en la evidencia para los pacientes que deban someterse a sinuplastia con balón de dilatación”, explican los miembros del panel de expertos, quienes anticipan que “la aplicación de estas directrices resultará en una disminución de las variaciones en la atención de los pacientes con sinusitis y un aumento en la calidad de la atención sanitaria”.