La técnica de perforación para la colocación de implantes auditivos osteointegrados resulta más rápida que la incisión lineal con reducción de tejidos blandos y presenta menos complicaciones cutáneas postoperatorias, según un estudio del Hospital Son Llàtzer de Palma de Mallorca.

Para llegar a esta conclusión, el investigador Alfonso Bonilla y su equipo reclutaron a 34 pacientes que debían recibir un implante auditivo osteointegrado entre enero de 2010 y julio de 2015. De todos ellos, 18 se sometieron a la técnica de perforación y 16 a la de incisión lineal. Durante un seguimiento medio de 24 meses y mínimo de 4, los autores tuvieron en cuenta:

  1. Perfil del paciente.
  2. Técnica quirúrgica.
  3. Tiempo de cirugía.
  4. Datos demográficos.
  5. Colocación del implante.
  6. Indicaciones quirúrgicas.
  7. Clasificación de Holgers.
  8. Complicaciones intraoperatorias.
  9. Complicaciones postoperatorias.
  10. Coeficiente de estabilidad del implante (ISQ).

Según los resultados que publica el Acta Otorrinolaringológica Española, el grupo tratado mediante la técnica de perforación usó pilares más largos (10 mm) y un tiempo de cirugía menor (20 min), en comparación con el grupo de incisión lineal (6 mm y 45 min).

A la semana posquirúrgica, la clasificación Holgers evidenció menos complicaciones cutáneas en los pacientes sometidos a perforación, aunque, pasados uno y 3 meses, solo se apreciaron pequeñas diferencias entre los grupos. Bonilla y su equipo valoraron positivamente la aplicación clínica del ISQ para objetivar la estabilidad del implante osteointegrado.