“El implante coclear fue y sigue siendo la primera sustitución de un sentido humano: el sentido del oído”, reconoce la Fundación en una nota de prensa, “gracias a la visión, experiencia y dedicación de los directores ejecutivos de MED-EL, más de 500.000 personas que viven con pérdida de audición severa han recibido un implante coclear hasta la fecha” celebran.

"Durante mucho tiempo, se pensó que la sordera y la pérdida de audición se eran condiciones que no podrían ser tratadas o curadas. Nuestros ganadores han sido verdaderos pioneros y jugaron un papel importante en la introducción del primer implante coclear multicanal microelectrónico hace más de 40 años”, ha valorado el profesor Steffen Leonhardt, miembro de la junta del ERS.

“Estamos inmensamente orgullosos de este reconocimiento”, agradece Ingeborg Hochmair, “abrir el mundo del sonido a las personas que viven en el silencio es lo que nos ha incentivando desde el principio; ayudar a la gente a superar la pérdida de audición, aprender a hablar, entender y apreciar el lenguaje de la música es un objetivo alcanzable y que cambia la vida”, asegura la ingeniera electrónica.

“En la actualidad se estima que cerca de 25 millones de personas reciben un implante coclear cada año en Europa Central”, recuerda su marido Erwin Hochmair, “sin embargo esto sigue siendo menos del 10% de las personas que viven con pérdida de audición severa y que podrían beneficiarse de los implantes cocleares”, lamenta el premiado, “por eso nuestra misión continúa.

El matrimonio espera que el reconocimiento a su trabajo pueda “animar a los tomadores de decisiones a reconocer la importancia de esta tecnología para que esté disponible a más personas en todo el mundo". Además del aparato premiado, la compañía MED-EL cuenta entre sus productos con el primer implante de conducción ósea activa -Bonebridge-, el implante coclear más delgado con caja de titanio disponible en el mercado y otros aparatos de Estimulación Eléctrico Acústica (EAS).