“La rinosinusitis crónica, con pólipos o sin ellos, se manifiesta como insuficiencia respiratoria nasal, acompañada en ocasiones por secreción nasal, alteraciones del olfato y molestias faciales”, resumen los expertos de la SEORL-CCC.

“Se trata de una enfermedad muy frecuente en la población y un problema importante que representa una elevada carga económica para la sociedad”, advierten sobre este proceso inflamatorio que requerirá, en primer lugar, un tratamiento farmacológico.

Si, a pesar de la medicación, los síntomas persisten, el otorrinolaringólogo debería comenzar a plantearse la posibilidad de un tratamiento quirúrgico. “La cirugía endoscópica nasosinusal funcional permite la restauración del drenaje de los senos paranasales y facilita su correcta ventilación”, ejemplifican.

Dicha intervención ofrece “mejores resultados, menor tiempo intraoperatorio y estancia hospitalaria, menores molestias postoperatorias y mayor accesibilidad anatómica”, explican. Sin embargo, “en los últimos años y para determinados pacientes, ha surgido la sinuplastia por dilatación”, sentencian.

La técnica consiste en la eliminación de la mucosidad acumulada y la dilatación de los senos paranasales y del seno frontal, mediante la introducción un balón guiado por navegador. Si bien no es un método aplicable en todos los casos, si permite “una recuperación funcional más rápida de los pacientes”, concluyen.