El servicio de Traumatología Pediátrica del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón ha tratado con éxito a 4 pacientes con escoliosis de inicio temprano mediante la técnica de enyesado de Mehta. Según informan en una nota de prensa, se trata del único hospital andaluz capacitado para aplicar esta técnica correctiva con corsés, además del único a nivel nacional que utiliza yesos a prueba de agua.

“El enyesado de Mehta se basa en la colocación seriada de unos corsés de yeso, bajo anestesia y tracción”, explican los traumatólogos. “Durante el fraguado del yeso se realiza una maniobra de derrotación sobre el tórax, corrigiendo parcialmente la deformidad y forzando a la columna a crecer de manera guiada”.

Esta práctica se lleva a cabo sobre una mesa quirúrgica diseñada específicamente para facilitar la adaptación del corsé al cuerpo del paciente con escoliosis. Dada la velocidad de crecimiento en esta etapa, y el objetivo de que la corrección sea progresiva, el corsé de Mehta debe cambiarse cada 2 meses a lo largo de un año y medio.

“El yeso queda bajo la ropa y permite al paciente hacer una vida prácticamente normal, así como jugar y correr”, aseguran los expertos; “además, al ser a prueba de agua permite al niño bañarse o ducharse sin dificultad, lo que conlleva muchísimos menos problemas de piel y mayor bienestar para el paciente”. Entre las ventajas del método destaca también su comodidad, en comparación con las órtesis tradicionales o su poca invasividad, en comparación con las cirugías de fusión raquídea.

“La cirugía convencional, que se realiza en los pacientes por encima de los 10 años, tiene el inconveniente de que fusiona la columna e impide su crecimiento, por lo que no es una elección en pacientes de corta edad”, explican los especialistas en corsés de Mehta, quienes recuerdan la importancia del aprendizaje continuo en el campo de las deformidades óseas.