Según informa el ejecutivo autonómico y recoge la agencia Efe, en 9 de cada 10 casos el diagnóstico de déficit auditivo se realiza, sin efectos secundarios conocidos, durante los 3 primeros meses de vida del niño. Esto, dicen las fuentes oficiales, ha permitido detectar algún tipo de deficiencia auditiva en 2,8 niños por cada 1.000 cribados. En el último año del que se tienen datos completos, 2014, fueron 240 menores.

El informe refleja, además, que el cribado específico para recién nacidos con factores de riesgo para hipoacusia ha permitido detectar otros 250 casos desde su inicio en 2007. Y que, entre 3 y 7 niños necesitaron un implante coclear cada año (65 pacientes entre 2002 y 2014). El proyecto, presentado por la directora general de Planificación Sanitaria, Concepción Saavedra y el gerente del Servicio de Salud (Sespa), José Ramón Riera, durante la jornada conmemorativa del XV aniversario del Padai, ha tenido un coste estimado superior a 4.793.828 euros, lo que supone un gasto de 368.756 por año.