Los ahogamientos constituyen la tercera causa de muerte más frecuente en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los menores de edad son especialmente vulnerables a dichos ahogamientos, que suelen tener lugar en piscinas particulares en el caso de los niños de menos de 5 años o durante la realización de actividades acuáticas en niños más mayores.

Para proteger a los menores frente ahogamientos, los profesionales del l’Institut Pediàtric de la Marina Alta (IPEMA) que pasan consulta en HLA San Carlos de Jávea recomiendan:

  1. Apuntar a los niños a clases de natación lo antes posible.
  2. Si el niño no sabe nadar, usar chalecos salvavidas en lugar de flotadores o manguitos, que pueden desinflarse con más facilidad.
  3. Ir a playas o piscinas con socorrista.
  4. No dejar de vigilar a los menores, aunque haya un socorrista.
  5. Evitar distracciones, como el móvil.
  6. Vallar las piscinas domésticas, incluso si son desmontables.
  7. No permitir a los menores tirarse de cabeza a poca profundidad
  8. Cuidar la hidratación y la exposición al sol para evitar golpes de calor dentro del agua.

“En el caso de que presenciemos un episodio de estas características, hay que poner al afectado en un lugar fresco, sentarlo solo si tiene buen nivel de conciencia e intentar reducir los grados del cuerpo. Además, si está despierto, hay que darle pequeños sorbos de agua y, por prudencia, todos los que presenten estos síntomas deben acudir a Urgencias para mantenerlos en observación”, aconsejan desde HLA San Carlos.

En caso de ahogamiento, es necesario actuar lo antes posible y pedir ayuda lo más rápido que se pueda. “El tiempo es muy importante y si, por casualidad, conoces las medidas básicas de reanimación cardiopulmonar, podrás ayudar a salvar una vida”, destacan los pediatras del centro, Josep Mut Buigues, María Beneyto Lluch, Lourdes Escrivá Cholbi y María Sánchez Marí.

Muertes en agosto

Este último mes de agosto han fallecido 65 personas en España por ahogamiento, 6 menos que el mismo mes de 2017, de acuerdo con un informe de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, que recoge cifras desde 2015. Desde enero, han muerto por ahogamiento un total de 251 personas, 126 menos que en el mismo periodo del año anterior. Andalucía es la comunidad autónoma con peores datos, seguida de Galicia, Canarias y Cataluña, todas ellas con más de una treintena de muertes registradas por esta causa.

Por el contrario, Ceuta, La Rioja y Extremadura están entre las regiones con menos muertes por esta razón; Melilla es el único territorio donde no se ha registrado ningún fallecimiento por ahogamiento en lo que va de año. Siguiendo la pauta de los meses anteriores, los fallecidos por ahogamiento en agosto son en su mayoría mayores de 65 años, varones y de nacionalidad española. El 45% perdió la vida en una playa y en el 85% de los casos el espacio no tenía vigilancia.