Así lo advertido en una nota de prensa la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), basándose en el último estudio de la revista The Journal of Pediatrics, donde se recuerda que la población española de 0-2 años, es la segunda en cuanto a número de prescripciones. El estudio “no hace sino poner cifras a una realidad bien conocida en nuestro país como es el alto consumo de antibióticos en todas las edades, incluida la población pediátrica”.

En esta nota de prensa, la doctora María Rosa Albañil, pediatra y miembro del Grupo de Trabajo de Patología Infecciosa de la AEPap, ha señalado, además, que “en las consultas de Atención Primaria no existe un límite para el número de pacientes atendidos, lo que origina alta demanda y sobrecarga asistencial”.

En definitiva, “los factores mencionados se potencian entre sí, de forma que profesionales con una gran carga asistencial, no disponen en las consultas de tiempo suficiente para explicar adecuadamente las decisiones terapeúticas y realizar educación sanitaria personalizada a una población necesitada de la misma”, concluye Albañil.

La pediatra ha considerado este hecho “un gran motivo de preocupación para los profesionales”. Tanto es así que muchos “ya han desarrollado múltiples iniciativas para conseguir un uso más racional de los antibióticos”. Ejemplo de ello es la Guía ABE, “un conjunto de 84 documentos elaborados por pediatras españoles que incluyen información actualizada sobre enfermedades infecciosas frecuentes en los niños, haciendo hincapié en el uso juicioso de los antibióticos de forma empírica”, ilustra la experta.