La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, cada año, nacen unos 15 millones de niños prematuros antes de las 37 semanas de gestación. Las complicaciones de la prematuridad son la principal causa de defunción de niños menores de 5 años. De estas muertes, el 75% podría evitarse con intervenciones eficaces, incluso sin necesidad de recurrir a los servicios de cuidados intensivos, según datos aportados por la OMS.

Algunas de las complicaciones graves que suelen presentar los neonatos prematuros incluyen las parálisis cerebrales, los déficits sensoriales, las enfermedades crónicas o las infecciones respiratorias agudas, especialmente la bronquiolitis causada por el virus respiratorio sincitial (VRS). Por este motivo, y a pesar de la atención médica, muchos bebés necesitan ingresar en las unidades de cuidados intensivos neonatales.

En estas unidades intensivas, los profesionales cuentan con alta tecnología para dar soporte al cuidado de los bebés prematuros, donde disponen de atención médica especializada. Para concienciar sobre la importancia de contar con estas unidades especializadas de neonatología, la Asociación de Padres y Madres de Prematuros de Tenerife (Apremate) han conmemorado recientemente el Día Mundial de la Prematuridad.

Esta asociación ofrece apoyo psicológico y social a los padres de los niños ingresados en la Unidad de Neonatología. Con motivo de la celebración de este día, la asociación reunió a padres y profesionales e hizo entrega de unos chupetes y fotografías de niños que nacieron prematuros y que, gracias a una intervención médica adecuada, llevan una vida completamente normal.