El Hospital de Niños de Filadelfia ha concluido que los avances en la fotografía de teléfonos inteligentes, tanto en calidad como en transmisión de imágenes, pueden mejorar el acceso a la atención, reducir los costes y minimizar los tiempos de espera. Los investigadores estudiaron la precisión diagnóstica a partir de las fotografías que enviaron 40 familias de niños con afecciones en la piel, entre marzo y septiembre de 2016.

Según el texto, que publica JAMA Dermatology, 20 familias habían recibido instrucciones sobre la forma de realizar las fotos, mientras otras 20 no contaban con conocimientos previos. La muestra resultó muy heterogénea en cuando a edad, etnia, género y antecedentes socioeconómicos de los voluntarios. La mayoría de padres usaba iPhone de Apple mientras el resto utilizó teléfonos Android.

Tras recibir un total de 87 imágenes, el dermatólogo y autor principal del texto, Patrick McMahon, comprobó que el 83% de los diagnósticos basados en fotografías coincidía con las conclusiones a las que el clínico llegaba al ver al paciente en persona. Si se eliminaban las 3 fotografías que no permitieron un diagnóstico dada su baja calidad, el porcentaje de acierto asciende al 89%.

“Nuestro estudio muestra que, en la mayoría de los casos, los padres pueden tomar fotografías de calidad suficiente para permitir diagnósticos teledermatológicos precisos en afecciones pediátricas de la piel”, concluye McMahon. El experto considera que gran parte de la relevancia del estudio reside en la escasez de dermatólogos pediátricos y, por lo tanto, en la falta de clínicos que puedan hacer su trabajo de forma presencial.

En EE. UU. existen “menos de 300 médicos certificados para un total de 75 millones de niños”, recuerda el dermatólogo pediátrico. Esta falta de personal contrasta con el número de consultas pediátricas que se producen por afecciones en la piel (entre un 10 y un 30% del total). “Muchas patologías infantiles de la piel pueden manejarse sin la ayuda de un dermatólogo pediátrico”, admite McMahorn, “pero la escasez nacional de especialistas es una barrera conocida”.