El equipamiento ha supuesto una inversión de 1,8 millones de euros repartidos entre la compra de dispositivos de alta tecnología y la adaptación del equipamiento a los requerimientos asistenciales de última generación. Entre los distintos cambios adoptados, el Hospital Josep Trueta ha apostado por informatizar la historia clínica de los pacientes con la dotación de un programa informático específico gracias al cual desaparecerá el uso del papel en las unidades.

El programa automatizado de constantes vitales ya está disponible en la UCI de adultos. La implantación de bombas inteligentes y el sistema de unidosis, a cargo del servicio de Farmacia, han sido otras de las mejoras implantadas. Las obras han aumentado el espacio de toda el área mediante la eliminación de la zona perimetral.

Mejores condiciones

Los familiares podían ver a los recién nacidos a través de los cristales de la zona eliminada. No obstante, esta zona estaba en desuso debido a la implantación del concepto de espacio abierto en los últimos años. Al ganar este espacio, el área ha incrementado su capacidad y el confort de los profesionales y familiares, que ahora tienen más privacidad, detalla el Hospital Josep Trueta.

Asimismo, la ampliación ha permitido disponer de un área de aislamiento que no existía hasta ahora. La UCI Pediátrica ha ampliado el espacio de 3 a 4 camas de críticos además de contar con un box de aislamiento. Por otra parte, se ha llevado a cabo un estudio de los puestos de trabajo y se ha ampliado el personal de enfermería con el objetivo de aumentar el número de profesionales asignados por paciente.

Actualmente, trabajan 70 profesionales entre ambas unidades. El Hospital Josep Trueta de Girona ingresa entre 180 y 200 niños en la UCI Pediátrica y entre 350 y 400 en la unidad de neonatología. Los expertos estiman que estas cifras aumentarán gracias a la ampliación del espacio de las nuevas instalaciones y gracias a los nuevos dispositivos de alta tecnología incorporados por el hospital.