La investigación, publicada en Scientific Reports, muestra un enfoque inmunoterapéutico basada en el uso de un virus oncolítico que se dirija de manera exclusiva a las células cancerosas. Los virus oncolíticos se caracterizan por infectar y eliminar las células malignas sin alterar las células sanas. Este virus bloqueó la vía de señalización de la proteína de muerte celular (PD1) que media la supresión de las células T.

“Otros investigadores han reconocido que, si podemos bloquear el control de PD1 y modificar la reacción de las células T, se podría combatir mejor el cáncer”, asegura Timothy Cripe, jefe de Hematología, Oncología y Trasplante de Médula Ósea del Nationwide Children's Hospital.

La combinación de 2 inmunoterapias retrasó el crecimiento tumoral y mejoró la supervivencia global en modelos de ratones con rabdomiosarcoma, el cáncer de tejidos blandos más común en niños, tal y como asegura Chun-Yu Chen, autor del estudio e investigador en el Center for Childhood Cancer and Blood Diseases del hospital de Ohio.

Inmunoterapias probadas en adultos

El uso de virus oncolíticos centrados en bloquear PD1 están aprobados por la FDA para el tratamiento del cáncer. Este nuevo estudio proporciona datos preclínicos para apoyar la combinación de ellos en pacientes pediátricos con cánceres.

“Nuestro trabajo ofrece algunas pistas de los biomarcadores que podrían responder mejor a este tipo de tratamiento. Si pudiéramos identificar a los pacientes que tienen un tumor más fácilmente identificable por el sistema inmunológico, podríamos seleccionar individualmente a los pacientes en los que la combinación de inmunoterapias funcionaría mejor”, explica Cripe.

Los científicos señalan que la inmunoterapia ha demostrado ser efectiva para algunos cánceres en adultos. Sin embargo, y puesto que no se sabe el impacto en la población infantil, el equipo de Cripe plantea continuar con las investigaciones en las instalaciones habilitadas para niños en el Nationwide Children's Hospital.