El estudio ha comparado la ratio de cateterismos en 1.520 niños de 6-24 meses durante el año previo a la intervención y en 828 niños durante los 6 meses de la intervención. El screening en 2 fases evitó que más de 350 niños sometidos a cateterismo volvieran a visitar el servicio de Urgencias.

“Pese a que el cateterismo es uno de los procedimientos más efectivos para diagnosticar la infección del tracto urinario, es una técnica invasiva que podría evitarse en la mayoría de los pacientes que se someten al screening”, ha explicado Jane M. Lavelle, doctora del Children´s Hospital of Philadelphia.

El cateterismo automático “es un método que puede ser doloroso, costoso y duradero”, ha añadido. Sin embargo, el screening en 2 fases permite recoger la orina de forma no invasiva para analizar los factores de riesgo y después realizar el cateterismo solo en aquellos pacientes que hayan dado positivo.

Se trata de un procedimiento alternativo que se ha incorporado a las guías de práctica clínica de la American Academy of Pediatrics y que el Children´s Hospital of Philadelphia ha incorporado como programa piloto. Al inicio del estudio, el centro realizó el screening al 63% de los niños menores de 24 meses utilizando el cateterismo, y los resultados mostraron que la mayoría de los menores daban negativo, obteniendo resultados positivos únicamente el 4,3%. Gracias a este screening en 2 fases podrán evitarse cateterismos innecesarios en menores con infección del tracto urinario.