El Dr. Cristobal Áñez Simón, autor principal del paper que publica la Revista Española de Anestesiología y Reanimación, y su equipo han llevado a cabo un estudio observacional y prospectivo sobre niños intervenidos de cirugía otorrinolaringológica, pediátrica o ambas, bajo anestesia general con intubación orotraqueal.

De entre estos pacientes, quedaron excluidos del análisis estadístico descriptivo aquellos que presentaban 2 o más criterios de dificultad para el manejo de la vía aérea. Por tanto, un total de 83 pacientes, con una edad de 4,9 años de media y 19,5 kg de peso, fueron intubados con TruviewPCD; 79 de ellos en un primer intento y 4 más en el segundo.

“El tiempo necesario para obtener la mejor visión glótica posible fue de 10,8 segundos de media, mientras que el tiempo de intubación total llegó a los 30 segundos”, explica Áñez Simón. “La intubación fue catalogada como fácil o muy fácil en 81 pacientes y no se registró ninguna complicación importante”, matiza.

Tras el análisis, los autores concluyeron que este videolaringoscopio es apto, si bien “sería interesante disponer de un tamaño de pala intermedio, entre la 1 y la 2, ya que hay una diferencia considerable de tamaño entre ambas”, sugiere el anestesiólogo.