Pruebas auditivas a bebés

Las pruebas auditivas a bebés en las Islas Baleares son realizadas casi al 100% de los nacimientos. Este cribado auditivo se realiza para detectar posibles problemas de audición y sordera. Según la Conselleria de Salud y Consumo, esta prueba ha aumentado hasta 6 puntos porcentuales desde 2012, cuando se realizaba al 88,43% de los neonatos.

En 2018, el total de bebés a los que se les practicó las pruebas fue de 9 983. De estos, el 90,97% de los bebés pasó la prueba de la hipoacusia neonatal. No obstante, el 7,66% de los recién nacidos presentó factores de riesgo para padecer problemas auditivos. En el caso de la sordera de nacimiento, solo fue diagnosticada al 0,8% de los bebés, además, esta incidencia ha ido decreciendo con los años.

¿En qué consisten las pruebas auditivas a bebés?

El Programa de Detección Precoz de Hipoacusia Infantil consta de 2 partes. Una se dirige a todos los recién nacidos de Baleares, ya sean nacidos en centros sanitarios o en partos domiciliarios. El objetivo es la identificación temprana de los niños con déficit auditivo para poder iniciar el tratamiento adecuado lo antes posible. Minimizando así problemas de lenguaje, comunicación, aprendizaje y aislamiento social.

La prueba de audición consiste en una técnica muy sencilla llamada “otoemisiones acústicas” (OEA). Para realizarla se coloca un pequeño adaptador en el conducto auditivo del bebé, a través del cual se emiten unos sonidos suaves y se recoge la respuesta. En caso de que el neonato no pase esta prueba o se encuentren determinados factores de riesgo, pasa a realizarse la prueba de “potenciales evocados auditivos automáticos” (PEATCa).

La PEATCa es muy sencilla. Consiste en ponerle unos auriculares al bebé a través de los que se envía un estímulo sonoro, mientras unos electrodos recogen la respuesta auditiva. A pesar de que ninguna de estas pruebas es dolorosa ni molesta, para su realización es necesario que el bebé esté relajado o dormido. A partir de aquí, el servicio público de sanidad de las Islas Baleares continúa haciendo un seguimiento del niño en la etapa escolar.