Un equipo de cardiólogos del Hospital Universitario de Pediatría de Zúrich (Suiza) ha implantado a un bebé de 24 días un estent con potencial de crecimiento. El niño podrá llevar este estent hasta la edad adulta, según informan en un comunicado del hospital y se ha hecho eco la agencia EFE. Esta prótesis mide 6 milímetros de diámetro y puede dilatarse hasta los 11,5 mm, lo que correspondería a una edad de 8 o 10 años.

Esta es la primera vez que se implanta un estent con potencial de crecimiento (Begrow-Stent) a una niña, que se encuentra en perfecto estado de salud un mes después de realizarse la intervención. Esta pequeña padecía una malformación cardiaca porque su arteria pulmonar era tan pequeña que no recibía la sangre suficiente.

Gracias a este estent con potencial de crecimiento, el equipo médico logro mantener la arteria abierta en todo momento. El dispositivo se abre por zonas concretas de un modo controlado y acompaña el crecimiento de la arteria, lo que ya se había demostrado antes en cerdos. Las prótesis tradicionales tienen un uso limitado para niños y recién nacidos, ya que debe eliminarse después con una operación delicada.

La implantación de este estent con potencial crecimiento es parte de un estudio clínico en el que se colocaron estents a 18 bebés alemanes, suizos y austriacos que habían recibido seguimiento durante varios años para asegurarse del buen funcionamiento y de la seguridad. Oliver Kretschmar, jefe de cardiología del hospital afirmó que esta intervención llenaba un vacío porque los estents actuales no eran adecuados en niños y mucho menos en bebés.