Las infecciones vulvovaginales y la coalescencia labial son los motivos ginecológicos de consulta más frecuentes entre las niñas, según informa el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, que acaba de poner en marcha una unidad específica de Ginecología Infantil. “La unidad nace para ofrecer un trato específico a un colectivo que requiere una atención especial”, defiende la ginecóloga Concepción de Lucas, responsable del nuevo servicio.  

“A causa de su edad, las jóvenes pacientes requieren un trato específico para la supervisión y tratamiento de algunas patologías del aparato reproductor”. Según la directora del servicio de Ginecología Infantil, una de las más frecuentes, por detrás de las infecciones y la soldadura de los labios menores, es la pubertad precoz.

Esta dolencia, caracterizada por la aparición de caracteres sexuales secundarios antes de los 8 años, “requiere un estudio específico que identifique la causa y un tratamiento que evite alteraciones posteriores”, advierte de Lucas. Además de la atención a niñas pequeñas, la unidad de Ginecología Infantil plantea centrarse también en la patología adolescente.

“Durante la pubertad aparecen cambios físicos y psicológicos importantes generados por una serie de procesos hormonales en cascada”, explica la ginecóloga. Las variaciones en la composición corporal, el aumento de talla, los cambios somáticos y psicológicos o la adquisición de la capacidad reproductiva ocasionan una serie de consultas, casi siempre por trastornos menstruales.