Científicos de la Universidad de Varsovia consideran que, si bien el autismo no es una contraindicación para recibir un implante coclear, la comunicación oral de niños con autismo, deficiencia auditiva y cóclea artificial “no es una meta realista”. El estudio, publicado en el Brazilian Journal of Othorhinolaryngology, asegura que, si bien los beneficios son muy diferentes entre cada sujeto, las expectativas de mejora son menores en comparación con niños con pérdida auditiva profunda sin problemas adicionales.

Los autores del estudio evaluaron los beneficios del implante coclear en 6 niños sordos con autismo como única discapacidad adicional. Durante 43 meses, Magdalena Lachowska y su equipo realizaron sesiones de ajuste de los implantes cocleares y evaluaron:

  1. Historia clínica.
  2. Respuesta a solicitudes.
  3. Cuestionario a los padres.
  4. Reacción al nombre propio.
  5. Prueba de los 6 sonidos de Ling.
  6. Reacción a la música y al sonido.
  7. Prueba de palabra onomatopéyica.

Las habilidades comunicativas de los niños autistas variaron una vez colocado el implante coclear; tanto es así que, en algunos sujetos, sí se llegó a observar una mejora en la comprensión del habla. Los autores no observaron un aumento de la hiperactividad asociada con el uso diario del implante coclear. “En los niños autistas la percepción es muy importante para su sensación de seguridad; además, facilita el contacto con los padres”. Sin embargo, el estudio demuestra que “la comunicación oral no es una meta realista en niños con implante coclear y autismo”.  

No obstante, “los métodos tradicionales de evaluación en niños con autismo suelen ser insuficientes para evaluar completamente los beneficios funcionales del implante coclear”, admiten. “Cualquier cambio en la visita de adaptación al hospital y en la rutina de rehabilitación puede aumentar la ansiedad del niño e influir en los resultados”. Por eso, sugieren, “los beneficios del implante coclear deben evaluarse de una manera más integral, teniendo en cuenta las limitaciones de la comunicación esenciales del autismo”.