La Unidad de Gestión Clínica de Pediatría del Complejo Hospitalario de Jaén realizó más de 2.000 pruebas de hipoacusia a bebés en 2017 como parte del programa de detección precoz de la hipoacusia o sordera infantil del Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Según ha informado el centro, la prueba se realiza a los bebés nacidos en el Hospital Materno-Infantil para descartar cualquier tipo de problemas de audición en los neonatos. Se lleva a cabo en las primeras 48 horas de vida del niño.

La prueba de hipoacusia es sencilla e indolora. Consiste en la observación de las denominadas otoemisiones acústicas, que son unos sonidos producidos por el oído en un equipo diagnóstico cuando funciona con normalidad. Si se detecta alguna deficiencia, se practica una prueba más específica en el servicio de pediatría.

La hipoacusia o pérdida de la capacidad auditiva es una patología que puede presentar cualquier niño. En España, 2 de cada 1.000 niños presentan hipoacusia en menor o mayor grado. Los partos prematuros o los nacimientos con peso inferior al normal son algunos de los factores que predisponen a la sordera infantil.