El estudio presenta un análisis retrospectivo de la fonocirugía infantil realizada en el centro médico durante 9 años, de 2005 a 2013. Se incluye a 51 niños, con edades comprendidas entre los 9 y los 16 años. Los médicos han analizado la distribución de las diferentes lesiones, tanto congénitas como adquiridas, y han evaluado los resultados mediante la valoración subjetiva de los familiares de los niños intervenidos.

Tras el análisis de los casos, el equipo obtuvo una distribución del 76% de lesiones congénitas y un 24% de lesiones adquiridas. Los expertos explican que encontraron un porcentaje global de mejoría tras la cirugía del 90%, aunque reiteran que el éxito de la fonocirugía no alcanza significación estadística, por lo que sugieren una investigación con una muestra mayor.

El estudio señala la disfonía como un problema frecuente en los niños, especialmente en edad escolar. La exploración de las cuerdas vocales suele ser más difícil y menos precisa que en los adultos. La lesión que más a menudo encontramos en niños con disfonía crónica son los nódulos vocales, seguido de los quistes epidermoides y de las demás lesiones congénitas, como sulcus y puente mucoso.

Los médicos dicen que el tratamiento es multidisciplinar y se basa fundamentalmente en rehabilitación vocal. El estudio indica un tratamiento quirúrgico en niños mayores de 9 años en los que persiste el problema tras la rehabilitación, sobre todo si se sospecha una lesión congénita de la cuerda vocal.