La Nefrología Pediátrica puede ayudar a mejorar el diagnóstico de las nefropatías hereditarias (NH) en adultos. Es lo que se deduce de un estudio de los servicios de Nefrología, Nefrología Pediátrica y Urología del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, en Murcia. Se presentó en el último congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

De acuerdo con los autores, normalmente las NH se sospechan en adultos con antecedentes familiares y alteraciones renales crónicas, a cuyos hijos se les realiza después cribado. No obstante, en ocasiones este tipo de nefropatías debutan en la infancia y es a partir del diagnóstico de los hijos como se llega a detectar la enfermedad en los padres.

El trabajo tenía como objetivo analizar los pacientes derivados a Nefrología después de que se diagnosticara a sus hijos en la consulta de Nefrología Pediátrica para establecer un diagnóstico correcto de pacientes con enfermedad renal crónica no filiada. Se estudió la edad y el sexo de los niños y los adultos emparentados con enfermedad renal crónica y la etiología de la NH; también se realizó un estudio genético y un perfil clínico.

Se identificaron 68 niños (el 65% de ellos varones) con edad al diagnóstico 0-7 años; 14 tenían estudio genético positivo. Por otro lado, 76 adultos (el 58% varones) fueron derivados a Nefrología tras el cribado realizado en Nefrología Pediátrica; 8 estaban en seguimiento por enfermedad renal crónica no filiada.

Tras analizar todos los resultados, los investigadores concluyen que la consulta de Nefrología Pediátrica puede ser una puerta para mejorar el diagnóstico de las NH, sobre todo en algunos casos de enfermedad renal crónica no filiada. “Como nefrólogos, debemos sospechar estas enfermedades desde el primer momento en el paciente adulto”, finalizan.