La preparación psicológica de los niños que vayan a dedicarse al fútbol profesional es clave. Así lo ha indicado el catedrático de Psicología y Sociología de la Universidad de Zaragoza (UZ) Luis Cantarero. Cantarero ha explicado a la agencia EFE que la labor del psicólogo deportivo en el fútbol profesional es fundamental. “Es un empleo que ocupa las 24 horas del día y que permite preparar a los niños desde muy pequeños para vivir con las exigencias de este deporte”, asegura.

Cantarero ha dedicado 8 años de su vida a ejercer de psicólogo deportivo en el Real Zaragoza. Tal y como recoge EFE, el catedrático ocupó este puesto entre 2006 y 2008, una de las épocas más convulsas del club, en la que colaboró no solo con jóvenes futbolistas de la cantera, sino con profesionales de la primera plantilla.

Según ha explicado a EFE, “quería que me vieran como alguien más y no como una persona a la que acudir cuando uno está loco”. Tal y como ha relatado, convivía diariamente con los futbolistas, participaba en todos los desplazamientos del equipo y se vestía con la equipación oficial del club. Para poder llevar a cabo este proceso de preparación psicológica Cantarero quería convertirse en uno más del grupo.

El catedrático de psicología deportiva ha reconocido que el mundo del fútbol es muy complicado y los niños se enfrentan a situaciones duras como puede ser no jugar, las lesiones o la presión de los padres. Dentro de la preparación psicológica que él practica se incluyen visitas de forma habitual a los institutos de los adolescentes para hacerles ver la importancia de mantener su rendimiento académico.

Cantarero ha recordado que en la vida de los futbolistas esta etapa influye en el momento en el que se retiran de la competición, “cuando algunos sufren problemas muy graves”, lamenta. “No todos tienen cabida como entrenadores, algunos no tienen preparación para enfrentarse a una vida normal cuando se jubilan con 32 años”, añade.