“La mayor parte de los cerca de 600.000 niños en Estados Unidos que reciben RCP cada año no sobreviven al alta hospitalaria”, sentencia el autor principal del estudio, Farhan Bhanji. De estos, muchos fallecen en el horario de riesgo que los investigadores han señalado aproximadamente entre las 23:00 y las 6:59 dela mañana.

Para llegar a esta conclusión, Bhanji y su equipo han investigado los datos de los 12.404 pacientes pediátricos que, entre 2002 y 2012, formaron parte del registro de paradas cardiacas intrahospitalarias American Heart Association's Get With the Guidelines–Resuscitation (GWTG-R), en 354 centros hospitalarios distintos.

El 70% de estos niños experimentó una recuperación de la circulación de aproximadamente 20 minutos, según datos de paper, el 58,4% llegó a sobrevivir durante, al menos, 24 horas y solo el 36,2% permaneció con vida hasta el momento de ser dados de alta. De entre estos casos de supervivencia, más del 69% se registraron durante la mañana o la tarde.

La tasa no ajustada de la supervivencia al alta hospitalaria fue de 33,9% para los niños a los que se les practicaba RCP nocturna y el 37,2% de los niños que recibían la RCP en horarios más favorables, teniendo en cuenta que todos los niños tenían características similares en cuanto a edad, sexo, y causa de la parada cardiaca.

Si bien se requieren más estudios en este sentido, tal como admiten sus autores, también es cierto que “la discrepancia de resultados entre el día y la noche representan un importante problema de seguridad para el paciente”, concluyen.