Los autores cuentan que la lipomatosis arborecente suele comprometer la bolsa suprapatelar de la articulación de la rodilla, y es, por norma general, monoarticular. Los médicos subrayan que el compromiso poliarticular y bilateral no es un hallazgo infrecuente; la afectación de ambas rodillas ha sido reportada en cerca del 20% de los pacientes en varios estudios.

La etiología de la lipomatosis arborecente en niños no es clara, y la proliferación de tejido adiposo sinovial parece corresponder más a un proceso reactivo que neoplásico, en respuesta a estímulos traumáticos agudos, crónicos o inflamatorios no específicos, lesiones meniscales, así como a procesos reumáticos y diabetes mellitus. El estudio distingue 2 tipos de lipomatosis arborescente: primaria y secundaria, dependiendo de la edad de aparición y de los factores desencadenantes.

El tipo secundario de lipomatosis arborecente es el más común, y obedece a irritación crónica, enfermedades degenerativas, trauma, lesiones meniscales sinovitis; además se observa en pacientes mayores. El tipo primario es más raro, idiopático y ocurre en pacientes jóvenes. Las pruebas de laboratorio como VSG, factor reumatoideo y ácido úrico son normales. El líquido sinovial aspirado es usualmente negativo para bacterias y cristales.