Unos niveles altos de ácidos grasos omega 3 y 6 podrían reducir el riesgo de ciertas alergias en la infancia o la adolescencia, según sugiere un estudio publicado en The Journal of Allergy and Clinical Immunology. Los resultados muestran que los niños que tenían niveles sanguíneos más altos de ácidos grasos omega 3 de cadena larga a los 8 años tenían menos probabilidades de desarrollar asma o rinitis alérgica a los 16 años.

“Puesto que las alergias suelen aparecer durante la infancia, resulta interesante estudiar si el entorno y el estilo de vida de los niños afectan en el desarrollo de estas enfermedades", explica Anna Bergström, investigadora del Institute of Environmental Medicine del Karolinska Institutet, en Suecia.

Los ácidos grasos poliinsaturados son esenciales para la vida y los ácidos grasos omega 3 y omega 6 no puede producirlos el cuerpo por sí mismo, sino que deben provenir de alimentos tales como nueces y ciertos aceites vegetales o de suplementos dietéticos. Los ácidos grasos omega 3 de cadena larga se encuentran, principalmente, en el pescado azul, entre otros alimentos. 

“Estos nuevos resultados y los de un estudio previo que llevamos a cabo respaldan las pautas dietéticas actuales para comer pescado 2 o 3 veces por semana y para alternar entre pescado graso y pescado magro o blanco”, destaca Bergström en relación a la importancia de llevar una dieta rica en ácidos grasos omega 3 y 6.

El estudio ha sido financiado por el Swedish Research Council for Environment, el Agricultural Sciences and Spatial Planning, el Swedish Research Council, el Swedish Research Council for Health, el Working Life and Welfare, la Swedish Asthma and Allergy Association, la Swedish Heart and Lung Foundation, el Stockholm County Council y la Comisión Europea (CE).