Los campamentos de verano no están preparados frente a las alergias infantiles, ya que la mayoría no cuentan con protocolos de actuación a pesar de que uno de cada 4 niños tiene alguna alergia en España. Así lo ha asegurado la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) en un comunicado emitido coincidiendo con el inicio del comienzo de las vacaciones estivales.

Según recoge la agencia EFE, la sociedad ha recordado que cada año se incrementa el número de menores alérgicos en España, donde las alergias alimentarias y al polen son las más frecuentes. A pesar de esta circunstancia, la mayoría de los campamentos de verano que se ponen en marcha en estas fechas no saben cómo atender los casos de reacciones alérgicas, de acuerdo con la sociedad, que considera “imprescindible” formar al personal de dichos campamentos de verano.

“Se deben tomar una serie de medidas para evitar situaciones de peligro que puedan conducir a que un menor sufra una anafilaxia y para que, en caso de accidente, se actúe con rapidez para salvar su vida”, ha destacado la SEICAP, que reconoce que la mayoría de los niños de cierta edad saben qué cuidados seguir y cómo identificar sus síntomas.

Aun así, la sociedad ha insistido en la importancia de establecer una serie de protocolos de actuación en los campamentos de verano para que se reaccione de manera adecuada en caso de que se produzca una reacción alérgica. En la misma línea, la organización ha recomendado asignar a una persona la atención a los niños alérgicos o contar con una copia de los informes médicos que especifiquen el diagnóstico y el tratamiento.

De igual modo, la SEICAP ha recalcado que tanto el responsable de los niños alérgicos como otras personas encargadas del cuidado de estos niños deben recibir formación de un profesional sanitario para que sepan identificar y evaluar qué tipo de síntomas está manifestando el menor y poder administrar el tratamiento correcto.