Un total de 558 menores con diabetes se están beneficiando actualmente del sistema Flash de medición de azúcar en sangre, según ha informado en el Parlamento la consejera del Servicio Andaluz de Salud, Marina Álvarez. Según los cálculos ofrecidos por la Consejería, el sistema Flash podría llegar a alcanzar a unos 3.000 usuarios de entre 4 y 18 años, aunque su implantación está siendo progresiva, ya que requiere de formación a profesionales, padres y pacientes.

Tanto el sistema Flash como el sistema bomba sensor cuentan con una inversión adicional de 3,5 millones de euros y forman parte del Plan Integral de Diabetes de Andalucía, cuyo objetivo, según ha destacado Álvarez, es “mejorar la calidad de vida de las personas diabéticas y su acceso equitativo a la mejor tecnología disponible”. Además de la promoción del sistema Flash, la Consejería ha destacado otras mejoras asistenciales, como el horario ininterrumpido de 12 horas en los hospitales regionales o la puesta en marcha de hospitales de día.

Todas ellas han logrado reducir los ingresos hospitalarios, las complicaciones, la mortalidad y la ceguera asociada a la diabetes, situando a Andalucía por debajo de la tasa media nacional. En este sentido, Álvarez ha defendido que “el camino que se está recorriendo en la atención a la diabetes en Andalucía es el correcto”. Al margen de la promoción del sistema Flash, la consejera ha recordado la puesta en marcha del modelo de dispensación de agujas de insulina en oficinas de farmacia y ha subrayado la relevancia tanto de los modelo de soporte y gestión individualizada de menores con diabetes en centros educativos.