masticacion

La masticación es fundamental en el desarrollo del niño. Según Carlos Salvador, codirector de Dentoclinic, una boca perfectamente equilibrada es la que realiza una buena función masticatoria, con movimientos funcionales y armónicos en ambos lados. En este sentido, recalca que si una persona se queja de molestias, dolores, crujidos o ruidos en la articulación es porque “lleva años utilizándola mal”.

Los niños deben ser amamantados durante el mayor tiempo posible antes de iniciar la alimentación con sólidos. Esto le permite “desarrollar correctamente todo el aparato masticatorio”, destaca Salvador. Para el especialista, la dentición de leche es fundamental para el desarrollo necesario de las estructuras que alojarán los dientes definitivos. En este sentido, recuerda que es fundamental que esta dentición de leche sufra una intensa masticación de alimentos duros. A su juicio, esta masticación es la que ayudará al desarrollo de todas las estructuras. Para el especialista, permite alojar correctamente los nuevos dientes definitivos que van a llegar.

Asimismo, recalca que la rehabilitación neuro-oclusal (RNO) tiene métodos para ayudar al niño a que tenga un buen desarrollo. Lo ayuda con tratamientos que se pueden iniciar desde los 3 y 4 años. “A veces, bastan pequeños tratamientos para mejorar y controlar la masticación del niño, que el ayudarán en su desarrollo futuro”. La RNO tiene como objetivo volver a equilibrar la boca para mantener su salud y la del resto del organismo. En este sentido, recuerda que una buena masticación “es fundamental para el desarrollo del niño”.

Tratamientos

Carlos Salvador señala que la mayor parte de los tratamientos en ortodoncia se realizan para corregir la mala posición de los dientes, que afecta al aspecto estético de muchos niños y adolescentes. No obstante, recuerda que es un síntoma de un problema más profundo. Problemas como puede ser una falta de desarrollo o un desarrollo anómalo de las estructuras que forman parte de la boca.

“Hay que entender la boca de una forma más global y no sólo limitarse a ver los dientes anteriores. La masticación es el factor más importante en el desarrollo de todas las estructuras que forman un sistema masticatorio que incluye no sólo los dientes, sino también todo el arco dentario globalmente, pero además los músculos, la lengua, los huesos maxilares, las articulaciones mandibulares”, defiende.

Para lograr una función masticatoria óptima hay que tener una oclusión equilibrada funcionalmente. Es decir, que el engranaje que forman todos los dientes con sus respectivas cúspides y fosas se encuentre en buen equilibrio, contactando adecuadamente en el momento del cierre de la boca. También, durante los movimientos funcionales especialmente durante los movimientos masticatorios.

Por último, reseña Salvador que cuando se trata de un paciente joven, el objetivo debe ser llegar a esta situación de equilibrio perfecto. “La boca equilibrada será la que ofrecerá una buena salud al paciente a lo largo de los años.  Una buena salud paradontal en el futuro reducirá o será más fácil de solucionar los posibles problemas con las articulaciones. Globalmente, hablaremos de una boca sana. Una boca saludable será siempre estéticamente agradable”, concluye.