Tal como ha explicado la jefa del servicio de Reumatología, Paloma Vela, en una nota de prensa, esta red busca “facilitar la comunicación entre los responsables de Reumatología y de Pediatría para la realización de consultas acerca de sus pacientes”. Así mismo, el servicio pretende ayudar a evitar desplazamientos innecesarios.

“La idea es que los niños con enfermedades crónicas no tengan que acudir a un centro de referencia para ser atendidos”, resume Vela; “la creación de esta red supondrá que los pacientes pediátricos reumatológicos dispongan de la calidad y la proximidad que merecen”. De esta forma, será posible ofrecer “un tratamiento adecuado lo más precoz posible”, asegura.

El proyecto incluye la creación de una unidad funcional multidisciplinar de reumatología pediátrica, cuya función principal será “manejar de forma integrada el conjunto de las enfermedades reumatológicas en la infancia y la adolescencia a través de la mejora de la comunicación entre las distintas áreas y el trabajo conjunto”.

La unidad, que funcionará con el apoyo de los servicios de Oftalmología, Traumatología Infantil y Rehabilitación, tiene como objetivo “mejorar el grado de incertidumbre y desinformación”, y “transmitir a las familias de los niños la tranquilidad que merecen, al disponer, en centros próximos a sus domicilios, de profesionales altamente cualificados, capaces de dar la misma calidad y prestaciones que en un centro de referencia”, explican.

Asimismo, entre los propósitos de la Red de Reumatología Pediátrica, se encuentra la mejora del diagnóstico precoz, tanto en el servicio de Urgencias como desde Atención Primaria y el seguimiento integral del niño durante la evolución de la enfermedad, “no solo en el reumatismo, sino también en todos los aspectos de su desarrollo, con especial atención a la artritis idiopática juvenil, el lupus eritematoso, la dermatomitosis" y otras condiciones.