El estudio, que publica el Journal of Medical Imaging, evaluó la dosis de radiación en 30 pacientes de 9 grupos de diferentes edades pediátricas, en términos de dosis de órganos, dosis efectiva e índice de riesgo. Los casos, complementados con ruido añadido y lesiones simuladas, se evaluaron en términos de precisión de detección de nódulos.

Mientras las relaciones continuas de exactitud-dosis resultantes se utilizaron para optimizar los parámetros individuales de exploración para cada categoría. El modelo resultante no solo puede utilizarse para optimizar los parámetros individuales de exploración y proporcionar un rendimiento diagnóstico consistente, sino que, además, “abre una puerta a la optimización de técnicas de imagen en adultos y más allá de la TC”.

“El tamaño corporal es un factor particularmente dominante para los pacientes pediátricos en la tomografía computarizada”, aseguran Ehsan Samei, Xiang Li y Donald P. Frush, autores del estudio. Para Christoph Hoeschen de la Otto-von-Guericke Universität, el estudio constituye “un gran paso adelante en las imágenes de tumores cerebrales en los pacientes jóvenes”.