El texto señala que la aplicación de las otoemisiones acústicas transitorias, la otomicroscopia y la timpanometría de 226 Hz y de 1 kHz ha mostrado su utilidad en el manejo de la otitis media serosa del lactante, con una validez similar entre las 4 pruebas. La investigación se ha basado en un estudio prospectivo de 100 niños menores de 9 meses procedentes del cribado auditivo. Los médicos comprobaron el resultado de la timpanometría con la otomicroscopia y con las otoemisiones acústicas transitorias.

En la contextualización del trabajo, los científicos subrayan que la timpanometría de baja frecuencia (226 Hz) se considera un procedimiento ineficaz para el diagnóstico de la otitis media serosa en los primeros 6 meses de la vida. Con la implantación del cribado auditivo universal, se recomienda la utilización de la timpanometría de alta frecuencia de 1.000 Hz. A fin de optimizar el diagnóstico de la hipoacusia neonatal que presenta este trabajo donde se comparan, desde el punto de vista clínico, los resultados timpanométricos de 226 Hz y de 1 kHz.