Para llegar a esta conclusión, los autores consultaron más de 2.700 fuentes entre las cuales hallaron 9 estudios sobre nutrición enteral exclusiva que encajaban en sus criterios de exclusión. La nutrición líquida podría ser un método preferible, no solo por su eficacia propia sino por carecer de los efectos secundarios de los esteroides.

Alguno de estos eventos negativos, graves a largo plazo y “especialmente preocupantes en los casos de Crohn pediátrico”, son la pérdida de masa muscular, el aumento de peso, un mayor riesgo de infección o el deterioro óseo, recuerdan.

“La pregunta más común que realizan los pacientes recién diagnosticados de Crohn es qué deben comer”, explica Arun Swaminath, autor principal del análisis, quien considera ese momento el más idóneo para discutir las opciones de tratamiento de la población pediátrica; aunque para ello, recuerda, “se requiere un paciente motivado y un equipo que lo apoye”.