Tratamiento del dolor crónico

La III Jornada Nacional sobre Dolor Infantil organizada por la Cátedra de Dolor Infantil Universitat Rovira i Virgili, el Hospital Universitario La Paz y al Grupo de Trabajo de Dolor Infantil de la Sociedad Española del Dolor pone de relieve la necesidad de buscar medidas que faciliten el abordaje del dolor infantil. Además, se han presentado las novedades farmacológicas y se ha actualizado el conocimiento sobre el manejo del dolor neuropático.

El paciente pediátrico hospitalizado se encuentra fuera de su medio habitual y sufre distintas formas de estrés físico y psicológico. Esto se debe por la separación de su entorno, la enfermedad o a la intervención quirúrgica. Por eso, durante la jornada se hace hincapié en la figura del paciente pediátrico como agente activo del tratamiento. Las primeras experiencias dolorosas en niños pueden contribuir significativamente a los mecanismos de afrontamiento cuando son adultos.

El director de la Cátedra, el profesor Jordi Miró, reconoce que “deben aprender a responsabilizarse de su estado de salud desde edades tempranas”. A su juicio, es importante en el dolor crónico. En él se deben conocer las formas más adecuadas de afrontamiento, actitudes alternativas y un funcionamiento personal más dinámico”. Por eso, para ayudar a que asuman este rol, en los programas de tratamiento para el dolor crónico, se promueve la figura de los cuidadores. Ellos deben ser los responsables de facilitar este proceso y de reforzar el cambio de actitud.

“La investigación es imprescindible pues nos permite generar conocimiento, necesario para progresar”, informa el profesor. Además, una de las líneas de investigación más activas, a la vez que interesantes, implica contrastar la eficacia de los tratamientos. Asimismo, permite identificar cuál es el más adecuado para cada paciente y bajo qué circunstancia.

Una guía sobre dolor gana la V edición del Premio

El distintivo recae en el doctor Jesús Cebrián por la elaboración de una guía de dolor pediátrico. Es un instrumento de mejora en el niño hospitalizado. Se ha implementado en el Hospital General Gregorio Marañón de Madrid. Este modelo tiene una repercusión positiva en aspectos como la incidencia general, detección, evaluación, valoración de la intensidad y aplicación del tratamiento correcto.

El doctor Cebrián explica que la novedad fundamental reside en el planteamiento de las acciones. Primero se realizó una labor de detección del problema en cuanto a la prevalencia, evaluación, diagnóstico y tratamiento. A continuación, se elaboró una guía multidisciplinar basada en las recomendaciones. Implica actuaciones concretas y responsabilidades definidas en la atención del dolor del niño en todo el personal sanitario del hospital. Por último, se evaluó el resultado de la acción de mejora al año de la introducción de la guía.

Según el experto, el reto en el tratamiento del dolor en el niño hospitalizado radica en desarrollar una secuencia de actuaciones farmacológicas y no farmacológicas que impliquen a todo el personal sanitario. Recogen la prevención, evaluación, medición y tratamiento del dolor en todo momento con el fin de evitar la presencia del dolor relevante. En este sentido, el doctor Cebrián asegura que “en un hospital infantil moderno es imprescindible que se humanice la estancia. Ello debe hacerse mediante una presencia parental cercana”.

En esta edición, también se destacan 2 trabajos. El primero de ellos, “Unidad de Tratamiento de Dolor de Valladolid” fue presentado por los doctores del Río Hortega de Valladolid, Israel Cuenca y Alba Herrero. En segundo lugar, “Evaluación del dolor en atención paliativa en niños y adolescentes con enfermedad oncológica” defendido por Lucía Navarro de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Sant Joan de Déu.