La administración de bolos de opioides a través de la PCA es frecuente en el tratamiento del dolor postoperatorio en niños. Sin embargo, los responsables de este estudio reconocen que las investigaciones hechas hasta el momento analizando la eficacia de la PCA administrada con y sin opioides para tratar el dolor postoperatorio en niños ofrecen resultados muy variados.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron la información contenida en bases de datos como Medline, Embase y Central correspondiente a estudios, ensayos y revisiones que comparasen el uso de la PCA con opioides y el uso exclusivo de la PCA. Se evaluaron aquellos que se hubieran realizado en niños de 0 a 18 años y adolescentes de entre 13 y 21 años sometidos a algún tipo de cirugía.

Los resultados mostraron que no existen diferencias significativas con respecto a los niveles de dolor postoperatorio en niños 12 y 24 horas después de la cirugía. Tampoco observaron diferencias importantes en el consumo de opioides y el riesgo de efectos adversos al añadir la infusión de opioides a la PCA.

Tras este análisis, los autores concluyen que no hay diferencias en los resultados para tratar el dolor postoperatorio en niños al añadir una infusión de opioides a la PCA. Consideran, asimismo, que son necesarios estudios más profundos para validar estas conclusiones.