Javier Downey Carmona, especialista en cirugía ortopédica infantil de Quirónsalud Sagrado Corazón, ha sido el primer especialista de la sanidad privada andaluza en realizar una distracción ósea endomedular con clavo de elongación electromagnético denominada comúnmente alargamiento de fémur. “Se trata de insertar un clavo dentro del fémur para aumentar su longitud y corregir la discrepancia con el fémur contralateral”, resume el responsable de esta intervención pionera.

Tal como explica el cirujano en una nota de prensa, el alargamiento de fémur sirve para tratar defectos de longitud entre los miembros; “en el caso concreto del paciente intervenido, de 13 años de edad, se trataba de un defecto congénito femoral de origen desconocido”, especifica Downey. Antes de someterse al alargamiento, el pequeño tuvo que superar varias cirugías de reconstrucción, ya que primero debe corregirse la deformación para alargar el fému.

“Lo mejor es intervenir lo más pronto posible, ya que, con cada intervención de alargamiento, se consiguen, sin riesgo para el paciente, unos 5 centímetros”, explica el cirujano. En este caso, al paciente se le realizarán 3 intervenciones con un intervalo de 6 meses a un año entre cada una de ellas hasta conseguir un alargamiento de 15 centímetros. Sin esta cirugía, “el niño estaría condenado a portar un zapato con un alza toda su vida”, advierte Downey.

El pequeño, que ya ha sido sometido a su primera intervención de alargamiento, se encuentra actualmente en fisioterapia y ya ha podido reincorporarse a la escuela. “Mantiene el rango de movilidad completo de todas articulaciones del miembro intervenido y puede desplazarse con ayuda de muletas”, aclara el médico. La rápida recuperación del menor responde, en parte, a la técnica de enclavado medular. Tradicionalmente la cirugía se realizaba colocando un fijador externo, pero, ahora, el tornillo va por dentro, lo que reduce considerablemente complicaciones como infecciones o cicatrices.