A pesar de lo que pueda leerse en la red, “los tratamientos para el TDAH son efectivos y cada vez más personalizados”, ha asegurado el psiquiatra neuropediatra de la Universidad de Southampton, Samuele Cortese, durante su exposición sobre las nuevas evidencias en tratamientos farmacológicos y no farmacológicos del TDAH.

“Desde hace años, y cada vez más, hemos detectado que existen ciertas dudas ante los tratamientos farmacológicos o de otro tipo, pero el debate no tiene que estar en la calle, sino en los despachos de los psiquiatras”, asevera Cortese. “Nosotros sabemos cuál es el mejor tipo de tratamiento para cada caso de TDAH; sabemos lo que funciona”, dice en referencia a la medicación acompañada de apoyo académico, psicológico y familiar.

“Pedimos a los padres y madres que no se fíen de lo que se publica en internet”, resume, “deben consultar a los especialistas y no dejarse llevar por informaciones online y opiniones que no han sido contratadas científicamente por ningún psiquiatra”, insiste el doctor.

“Internet no siempre es malo; hay muchas informaciones buenas y otras que no lo son”, argumenta Cortese. Cuando los tutores del paciente de TDAH carecen del conocimiento científico necesario para discernir entre informaciones, “se pueden tomar decisiones perjudiciales para la salud de los hijos”, lamenta el neuropediatra.

A pesar de estos peligros, añade, “se están dando muchos y buenos pasos en el tratamiento del TDAH”. La medicación reduce los síntomas y problemas asociados, sin interferir ni cambiar la personalidad del niño, recuerda. Además, “se ha comprobado científicamente que mejora la función y la maduración cerebral del paciente pediátrico”.