“La audiometría convencional es el patrón de referencia para cuantificar y describir una hipoacusia; sin embargo, se precisan métodos alternativos para los pacientes muy jóvenes que no pueden responder con fiabilidad”, explica Faustino Núñez-Batalla, autor principal del estudio, “el PEATC es el método más extendido, pero se debería tener en cuenta el PEAEE para su inclusión en la batería de test”.

El estudio, publicado en el Acta Otorrinolaringológica Española, llevó a cabo una comparación entre los umbrales obtenidos mediante PEATC, PEAEE y audiometría convencional en un grupo de 35 niños con distintos grados de pérdida auditiva. “La diferencia media entre los umbrales de los PEATC y la banda de 4.000 Hz de los PEAEE fueron 11,2 dB para el oído derecho y 10,2 dB para el izquierdo”, indica Núñez-Batalla.

Las correlaciones de Pearson entre los umbrales de los PEAEE y audiométricos fue 0,80 y 0,91 (500 Hz); 0,84 y 0,82 (1.000 Hz); 0,85 y 0,84 (2.000 Hz); 0,83 y 0,82 (4.000 Hz), respectivamente para oído derecho e izquierdo. Frente a estas cifras, los autores han concluido que los PEAEE “permiten conseguir una determinación más específica en frecuencias”, por lo tanto, “deberían emplearse en el diagnóstico audiológico de los niños con hipoacusia”.