La salud mental infantojuvenil engloba a los menores de 18 años que presentan algún trastorno psicológico o psiquiátrico. Los más comunes en La Ribera son los trastornos emocionales y los de la conducta: ansiedad, trastornos adaptativos, trastornos por déficit de atención con hiperactividad y alteraciones emocionales.

Los profesionales de la unidad encargada de la salud mental infantojuvenil de La Ribera destacab que en los últimos años se ha producido un aumento de casos derivados por sospecha de acoso escolar, hijos de padres separados y adicciones a las nuevas tecnologías. El tratamiento que reciben en esta unidad se basa en un seguimiento individual, grupal y/o familiar.

Las terapias se ajustan a las necesidades de cada caso y se trabaja desde una orientación sistémica integrando todos los contextos en los que el niño se desarrolla en su día a día, destacan desde el centro. Los profesionales de la unidad de salud mental infantojuvenil aplican las técnicas más adecuadas a la dificultad observada. Durante todo este proceso, añade, se cuenta con la presencia de los padres y otros familiares porque la implicación familiar es fundamental para la recuperación de los menores.

La unidad de La Ribera recuerda la importancia de la salud mental infantojuvenil ya que es vital disponer de una consulta específica para niños y adolescentes. Según explica, el trabajo psicológico y psiquiátrico en el rango de estas edades conlleva intervenciones específicas a causa de las características de los cuadros clínicos de estos niños, concluye el centro.