Según esta matrona, la edad de los recién nacidos que asisten al taller es de 4 a 5 meses, etapa en la que son frecuentes los cólicos del lactante. En los talleres de masaje infantil se enseña a realizar movimientos destinados a la resolución y alivio de los cólicos. Además, se estrecha el vínculo del progenitor con el bebé y se refuerza la confianza.

Lola Revidiego sugiere hacer los masajes en pareja para lograr mayor integración familiar. A través del masaje, los padres conectan con el hijo de una manera especial que ayuda a estrechar los vínculos emocionales: se toca, se siente y se estimula, a la vez que se aporta alivio y estimulación.

Beneficios del masaje infantil

1. Facilita el sueño del bebé.

2. Ayuda a escucharlo.

3. Desarrolla su sistema nervioso e inmunológico.

4. Alivia los gases del recién nacido.

5. Relaja y estimula.

6. Ofrece un momento de intimidad exclusiva.